Odontopediatría. Cuidados y tratamientos

La odontopediatría es la especialidad odontológica encargada de tratar a los niños, desde su nacimiento hasta la edad juvenil.

El especialista odontopediátrico se encargará de detectar el nacimiento y seguir el crecimiento de los dientes, las posibles anomalías en la posición de cada pieza, remitiéndolo al ortodoncista si fuera necesario.

Una de las tareas mas importantes en esta etapa de crecimiento para la salud bucodental del niño es el seguimiento periódico por parte del odontólogo, sin olvidar la tarea educativa de los padres para prevenir problemas futuros y educar en el hábito higiénico y alimenticio.

Como y cuando programar la primera visita al odontólogo:

Se recomienda que la primera revisión en la consulta del odontopediatra se haga, bien cuando el primer diente temporal o “de leche” haga erupción o bien, al cumplirse el primer año del niño, como muy tarde, al cumplir los dos años de edad.

Este primer paso es también muy importante para habituar al niño a las visitas preventivas periódicas a la clínica dental, educarlo en la salud bucodental y en la relación con el odontólogo, para evitar posibles miedos futuros.

En esta primera visita el odontólogo hará al niño una revisión de dientes y encías, comprobará la existencia de caries del biberón, se evaluarán posibles problemas como mordida cruzada, abierta o alteraciones de crecimiento y, seguramente, iniciará un historial sobre los antecedentes médicos y dentales del niño.

Cuando llegue el momento de acudir al dentista, los padres deben esforzarse por transmitir a su hijo una sensación de confianza y de seguridad. Es necesario que entre el niño y el dentista haya una buena relación y no se creen miedos o temores desde el principio.

Educar en la prevención
En casa debe iniciarse al niño en el cuidado de la boca antes incluso de que aparezca el primer diente. Debe realizarse la limpieza de las encías después de cada toma. Para ello se puede usar una gasa humedecida. Cuando comiencen a erupcionar las piezas dentales se debe utilizar ya el cepillo, sin pasta de dientes, que no comenzaremos a usar hasta los 2 años. A partir de los 2 años, puede ponerle una pequeña cantidad, siempre y cuando esté especialmente indicada para niños, es decir, con bajo contenido en flúor.

Al principio, conviene explicar a los niños la necesidad de llevar a cabo este hábito diariamente, unas 2 veces, al menos  después del desayuno y de la cena y predicar con el ejemplo. Conviene iniciar esta rutina como si fuera un juego, enseñándole la técnica manualmente para que comprenda que es importantelimpiar bien los dientes por todas sus caras, porque las bacterias son muy listas pueden formar caries en los dientes si no las eliminamos todas. Evita que tu hijo sienta que la higiene dental es una forma de castigo.

TRATAMIENTOS

Selladores de fisuras
Los selladores son sustancias aplicadas por el odontólogo que cubren surcos de los dientes, a los que aunque se aplique cepillado dental diario este no llega las cerdas del cepillo no alcanzan suficiente profundidad. Este sellado impide la entrada de restos de alimentos y de microorganismos, causantes de las caries.

Caries
Los dientes temporales afectados por caries deben ser empastados, al igual que se haría con un diente definitivo. Una caries muy profunda en un diente temporal puede provocar alteraciones en un diente definitivo, el cual realmente está debajo.

Extracciones
Cuando la caída del diente afectado está muy próxima, se puede realizar su extracción para permitir la correcta salida del diente permanente.

Pulpotomías y pulpectomías
El objetivo principal de los tratamientos pulpares en dentición temporal es mantener la integridad y la salud de los tejidos orales. Estos tratamientos pulpares pueden ser parciales (pulpotomía) o totales (pulpectomías), dependiendo de la afectación de la caries.

 Traumatismos
Los traumatismos dentales son muy frecuentes en los niños, especialmente en la región de los incisivos superiores. Pueden provocar la fractura e incluso la pérdida prematura del diente.

En los casos en que es posible, se restaura la pieza para mantenerla en la boca el tiempo necesario; si no es posible restaurar la pieza, hay que extraerla. Cuando se prevé que la erupción del diente definitivo va a tardar tiempo, se debe colocar un mantenedor de espacio que permitirá que los dientes no se junten, impidiendo la erupción.

En función de la gravedad del traumatismo, este puede provocar desde malformaciones en las coronas de los dientes definitivos hasta manchas blanquecinas en la cara anterior de los mismos.

Que hacer ante una caída que afecte a un diente permanente.

Ante todo, consultar a un odontólogo lo antes posible tras el accidente. Esta actuación tiene las siguientes ventajas:

  • Hay mayor probabilidad de conservar la vitalidad del diente.
  • Se podrá aplicar un tratamiento conservador.
  • Existe un mejor pronóstico.

Como actuar en caso de pérdida de un diente o traumatismo:

  1. Asegurarse de que no es un diente primario o de leche ya que no deben reimplantarse.
  2. Intentar calmarse uno mismo y al niño.
  3. Buscar el diente y cogerlo siempre por la corona (la parte más blanca). Evitar tocar la raíz (la parte más amarilla).
  4. Si el diente está sucio, lavarlo con agua corriente durante 10 segundos sujetándolo por la corona. No tocar ni frotar ni rascar la raíz.
  5. Animar al paciente, a sus padres o a los cuidadores a reimplantar el diente y reposicionarlo en el alveolo dentario. Una vez colocado, hacer morder por ejemplo un pañuelo para mantenerlo en posición y acudir de inmediato a la clínica dental.
  6. Si no fuera posible reimplantar el diente, poner el diente en un medio de conservación adecuado para estos casos, tales como un vaso con leche o con suero salino. El diente puede ser transportado hasta la clínica dental, también, en la boca guardándolo entre lo molares o en el interior de la mejilla.
  7. Evítese guardar el diente en agua.
  8. Buscar tratamiento dental de urgencia, inmediatamente.

Cuanto más tiempo se tarde en reimplantar el diente menos posibilidades habrá de curación y más riesgo de complicaciones irremediables.

Estos pasos están basados en las recomendaciones de la “Sociedad española de odontopediatría

Atrás